"Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti, oh Dios, el alma mía" Salmos 42:1

 
 

 



Estudio de
crecimiento para
niños y adolescentes


 

Nuevo Testamento


 

Ultimas Preguntas


 

Nuestro Pan Diario


Emisora Abiding Radio

 

¿Qué has hecho?

 

“La voz de la sangre de tu hermano
clama a mí desde la tierra”

(Génesis 4:10).

La pregunta que nos recuerda este texto fue dirigida por Dios a un homicida. Quizá a usted, lector, considerándose una persona honesta, decente, que nada grave tiene que reprocharse, tal pregunta no le interesa.

¿Está seguro de ello?

En una parte retirada de una montaña, vivía un hombre ya de edad. Cuando se intentaba hablarle del pecado y de la salvación, su contestación no variaba, era siempre la misma: — ¡Oh!, esto no es para mí, yo soy un hombre bueno, no le he hecho mal a nadie. Pues era cierto, ese anciano era un hombre bueno...

Pero, un día se le dijo: — ¡Vaya, amigo, por lo menos dos pecados por día habrá cometido!: enojo, pequeñas mentiras... ¿verdad?

Esta vez, tras unos segundos de reflexión, estuvo de acuerdo. — Pues bien, prosiguió su interlocutor, haga usted la cuenta: con dos pecados por día, al cabo de un año son unos 700; al cabo de 10 años son 7.000;

y ¡unos 50.000 en 70 años! Si yo estuviera en su lugar, ¡con 50.000 pecados en mi conciencia, tendría miedo de presentarme a la puerta del cielo!

El anciano tuvo miedo. El buen hombre comprendió que, a los ojos de Dios, no era otra cosa que un pobre pecador perdido, y no tuvo descanso hasta conseguir la certeza de que sus muchos pecados hayan desaparecido, lavados en la sangre de Cristo en la cruz.

Lector, haga la suma de sus pecados: “Da cuenta de tu mayordomía”, mientras puede ser perdonado. “¿Cuánto debes a mi amo?” (Lucas 16:1-7). ¿No tiene Dios el derecho de preguntarle: ¿Qué has hecho?

 

"Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga el bien y nunca peque"   (Eclesiastés 7:20)

 

"Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.  (Isaías 1:18)

 

                                                                                         Mensajero Evangélico

Tomado de "Creced" nº 5 / 2013