"Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti, oh Dios, el alma mía" Salmos 42:1

 
 

 



Estudio de
crecimiento para
niños y adolescentes


 

Nuevo Testamento


 

Ultimas Preguntas


 

Nuestro Pan Diario


Emisora Abiding Radio

 

Por Natán Abellán

Seas de la religión que seas y defiendas el movimiento filosófico que quieras defender, o si realmente no tienes una serie de creencias explícitas que gobiernen tu vida, tu veredicto sobre la realidad de la resurrección de Jesucristo es la decisión más importante. La pregunta sobre la supuesta resurrección de Jesús es la pregunta filosófica y religiosa más importante en la historia de la humanidad. Esto es así  porque si él verdaderamente resucitó, es la única persona en toda la historia que hizo esto, y por lo tanto todo lo que dijo e hizo debe ser aceptado. Si Jesús resucitó, él es Dios, como él dijo. Si Jesús resucitó, su juicio sobre nuestras vidas es correcto. Si Jesús resucitó, él manda y todos los demás estamos  por debajo.

Ninguna otra religión basada en la figura de una persona argumenta que su líder resucitó. Ningún musulmán dice que Mahoma resucitó; ni ningún judío afirma que Moisés resucitó de entre los muertos; ni nadie afirma que Buda salió de la tumba, etc. Pero los cristianos durante casi dos mil años han argumentado que Jesucristo resucitó; que él volvió de entre los muertos. Y si esto es cierto, todo cambia, porque un hombre en la historia de la humanidad murió y luego volvió a la vida para no volver a morir. Pero, ¿es la resurrección una realidad o una invención? Antes de hacer un juicio, ruego que examines la evidencia.

¿Qué significa que Jesucristo resucitó?

Muchas cosas pueden ser entendidas con la palabra resurrección. ¿Cuál es en concreto la enseñanza bíblica sobre la resurrección? ¿Qué se afirma? Estas preguntas serán nuestro primer punto de estudio.

Primeramente, el cristianismo enseña basado en el testimonio histórico de los cuatro evangelios que Jesús predijo su resurrección. Es decir, mientras estaba vivo Jesús afirmó que moriría crucificado pero que al tercer día resucitaría. Esta afirmación es totalmente ilógica de muchas maneras. Jesús fue un gran maestro y un gran hombre y sus enseñanzas y sus obras serían reverenciadas por muchos años. Sus discípulos no se olvidarían de él por siglos y seguirían en sus pasos después de su muerte; todo esto sin necesidad de resurrección. Ahora, cuando Jesús afirmó que resucitaría se pone una prueba sobre él mismo que ningún líder de ninguna religión jamás se ha puesto. Si él no resucitaba después de haberlo anunciado, por muchas obras buenas que hubiera hecho o por muchas enseñanzas correctas que hubiera afirmado, sería declarado un farsante y un engañador. Caería en la historia como un gran engañador. Las personas que hoy afirman que fue un buen maestro pero que no resucitó ignoran que él mismo dijo esto de sí mismo. La única solución lógica sobre el porqué él afirmaría esto es porque verdaderamente iba a resucitar. Jesús declaró lo siguiente: Mientras descendían del monte, Jesús les ordenó, diciendo: No contéis a nadie la visión hasta que el Hijo del Hombre haya resucitado de entre los muertos” (Mateo 17:9); Pero El, advirtiéndoles severamente, les mandó que no dijeran esto a nadie, diciendo: El Hijo del Hombre debe padecer mucho, y ser rechazado por los ancianos, los principales sacerdotes y los escribas, y ser muerto, y resucitar al tercer día" (Lucas 9:21-22); "Entonces los judíos respondieron y le dijeron: Ya que haces estas cosas, ¿qué señal nos muestras? Jesús respondió y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré. Entonces los judíos dijeron: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú lo levantarás en tres días? Pero El hablaba del templo de su cuerpo" (Juan 2:18-21). Estas afirmaciones no pueden ni deben ser ignoradas a la hora de hacer un veredicto sobre Jesús. La resurrección de Jesús es una prueba infalible que él estableció sobre sí mismo para demonstrar la calidad de su persona y la veracidad de todas sus enseñanzas.

Físicamente hay varios puntos que el cristianismo enseña acerca de lo que sucedió con Jesús después de su muerte. Los evangelios afirman que él volvió a tomar su cuerpo. Jesús caminó, conversó, comió y bebió en esta tierra después de haber muerto. Jesús fue crucificado, y tres días después, Jesús salió de la tumba con su cuerpo físico y vivió en la tierra durante cuarenta días. El libro de Lucas afirman que Mientras ellos relataban estas cosas, Jesús se puso en medio de ellos, y les dijo: Paz a vosotros. Pero ellos, aterrorizados y asustados, pensaron que veían un espíritu. Y El les dijo: ¿Por qué estáis turbados, y por qué surgen dudas en vuestro corazón? Mirad mis manos y mis pies, que soy yo mismo; palpadme y ved, porque un espíritu no tiene carne ni huesos como veis que yo tengo. Y cuando dijo esto, les mostró las manos y los pies. Como ellos todavía no lo creían a causa de la alegría y que estaban asombrados, les dijo: ¿Tenéis aquí algo de comer? Entonces ellos le presentaron parte de un pescado asado. Y él lo tomó y comió delante de ellos” (Lucas 24:36-43). En esta misma línea, el apóstol Juan escribe: Entonces los otros discípulos le decían: ¡Hemos visto al Señor! Pero él [Tomás] les dijo: Si no veo en sus manos la señal de los clavos, y meto el dedo en el lugar de los clavos, y pongo la mano en su costado, no creeré. Ocho días después, sus discípulos estaban otra vez dentro, y Tomás con ellos. Y estando las puertas cerradas, Jesús vino y se puso en medio de ellos, y dijo: Paz a vosotros. Luego dijo a Tomás: Acerca aquí tu dedo, y mira mis manos; extiende aquí tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente" (Juan 20:25-28). De este modo queda claro que el Nuevo Testamento no enseña una resurrección espiritual de Jesús, o una serie de visiones sino que enseña que Jesús volvió a vivir después de haber muerto, con un cuerpo de carne y hueso como el que tenía antes de su muerte.

Hay que destacar, también, que antes de que Jesús muriera el realizó un par de resucitaciones donde una persona muerta volvió a la vida. Sin embargo, afirmamos que Jesús es la única persona que resucitó porque de entre estas personas que volvieron a la vida, Jesús es el único que no volvió a morir. Pasados esos cuarenta días donde Jesús estuvo con sus discípulos, no murió otra vez, sino que fue llevado al cielo con su Padre donde está presente ahora. El libro Los Hechos de los Apóstoles nos cuenta sobre esta ascensión lo siguiente: “Después de haber dicho estas cosas, fue elevado mientras ellos miraban, y una nube le recibió y le ocultó de sus ojos” (Hechos 1:9). De esta manera se explica que Jesús no volvió a morir y que permanece vivo ahora... seguir leyendo