"Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti, oh Dios, el alma mía" Salmos 42:1

 
 

 



Estudio de
crecimiento para
niños y adolescentes


 

Nuevo Testamento


 

Ultimas Preguntas


 

Nuestro Pan Diario


Emisora Abiding Radio

 

Las Promesas

de Dios

 

Sus promesas son inmensas
como mares infinitos.
Hermosas e incomparables
que rebosan poderío.

Ellas son refugio al justo,
y defensa que dan fuerza.
Son murallas que sostienen,
castillos de fortaleza.

Ellas son ante la duda
ese faro que rescata,
rodeando en la gran lucha
de extensa y espesa calma.

Sus promesas son eternas,
sublimes, firmes verdades,
fieles cual no se hallan,
siempre inquebrantables.

En ellas arraigada llevan
toda la luz que se abraza
de esa misteriosa certeza
de convicción maravillada.

Ellas revelan las fuentes
que al alcance tiene el alma,
el alma que buscó a Dios
y en El puso su esperanza.

Por Isabel Martínez