"Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti, oh Dios, el alma mía" Salmos 42:1

 

 

 

El Efecto Pokemon
Por Mario e. Fumero  

Nuestro mundo esta influenciado por fuerzas extrañas y ocultistas que esta manipulando la mente de los niños para convertirla en un nido de monstruos horrorosos que toman forma de héroes, y a través de ello ser envueltos en las consigna de la Nueva Era.

Actualmente millones de menores en Estados Unidos y Europa están siendo influenciados por lo que se ha denominado la "POKÉMON-MANIA". Incluso muchos cristianos le están comprando a sus hijos estos monstruos que en forma de estampas, libros, llaveros, carteles, muñecos, películas, peluches etc. se proliferan por todo el mundo, como una fiebre enloquecedora, ignorándose el serio peligro que dicho objeto tiene sobre la mente de los niños.

¿Qué representa y qué se esconde detrás de Pokémon? Lo primero que tenemos que considerar es su nombre. La palabra POKÉMON procede de una contracción del inglés que combina la expresión "Pocket" y "monster", y que en castellano significa "monstruo de bolsillo", pero que en realidad se refiere a demonios en forma de monstruos. Otro objeto que inunda los supermercados de juguetes es el "PIKACHUS", un muñeco amarillo que represente animales, y cuyo espíritu o deidad influencia en la vida de sus consumidores. Estos objetos, que parecen inofensivos, son usados por las fuerzas del mal como influencia de la Nueva Era para llevar a los niños a prácticas y creencias ocultistas. Su origen viene de Japón, y en su historia se intercalan concepto vinculado con el poder de la energía del agua, fuego y viento, entrelazada con creencias budistas, confucianas y de culto a los muertos y espíritus (similar al culto Egipcio en la época de los Faraones). Es parte de una campaña orquestada por Satanás para enajenar la mente infantil, pues junto a las últimas películas de Disney, se trata de promover una aceptación del panteísmo y gnosticismo, donde los espíritus de los muertos y de la naturaleza le hablan a los personajes principales, como por ejemplo en "Pocahonta", " El Rey León" y "El jorobado de Nostra Dame".

En un estudio realizado por Brett Peterson respecto al "fenómeno Pokémon" se afirma que "Los Pokémon tienen poderes especiales para pelear unos contra otros. Durante la serie de televisión, el entrenador de los Pokémon menciona el nombre de alguno de ellos y de inmediato sale de la esfera en el que está contenido. Esto está relacionado con el paganismo y el ocultismo, que dicen que existen los espíritus guía, los mensajeros y los elementos libres. Al ser evocados para realizar las órdenes de los entrenadores, ellos pueden observar lo que el entrenador ve, pelear contra otros espíritus, cuidar al entrenador y llevar a cabo las misiones dadas a los entrenadores. Los poderes de Pokémon provienen de la energía del agua, de la tierra, del fuego y del viento, que, como comentamos anteriormente, son característicos de las religiones orientales". En estos coinciden pedagogos y expertos en la materia, pues es indudable que el fenómeno POKÉMON afecta la vida de los menores.

Se han realizado estudios psicológicos sobre el efecto de estos objetos tienen en la conducta de los niños, y se ha podido determinar que los que consumen y participan de estos juguetes, o programas de televisión o juegos, experimentan un aumento marcado en su agresividad, evocación a poderes ocultos, pesadilla y pánico nocturno, así como una distorsión de los valores reales de la fe cristiana, e incluso se habla de crisis epilépticas en aquellos que usan los vídeos juegos relacionados con POKÉMON. Ya tiempo especialistas en psiquiatría y neurología de Europa han determinado que la concentración constante de niños y adolescentes a programas de vídeojuegos puede llevarles a crisis convulsivas, debido al alto grado de concentración que se requiere, y que puede producir alteraciones cerebrales que se asemejan a ataques epilépticos.

La fiebre por POKÉMON, y otros monstruos horribles, se ha convertido en una influencia distorsionaste y maléfica para la mente de muchos niños, que ya no sueñan, en su fantasía, con héroes reales o ficticios como el príncipe azul, blanca nieva, el Príncipe Valiente, el pato Donald o el ratón Mike. Ahora la mente infantil esta intoxicada con objetos siniestros, vinculados a cultos satánicos y ocultistas. Estos juguetes monstruosos, que cuanto más feos, más atractivo se vuelven, deforman la fantasía en imágenes siniestra, haciéndolos víctimas de las influencias de la Nueva Era.

Es bueno advertirle a los padres los peligros que estos objetos representan, y tomar medidas al respecto. Todas estas ondas de PEKÉMON y monstruos que nos inundan, y que aparentemente parecen inofensivos, causan daños terribles en la salud mental, emocional y espiritual a aquellos que participan en ellos. Primero: Las influencias de estas historias producen pesadillas que aterran a los niños, los cuales confrontan "espantos nocturnos", Salmos 91:5. Segundo: El niño recibe una alta dosis de filosofía oriental, que le lleva a conceptos errados respecto al mundo de las tinieblas y de los espíritus guías, terminando por hablar con seres imaginarios que se vuelven consejeros y guías y que no son otra cosa que demonios que le inducen a la violencia, rebeldía, agresividad o suicidio. Hay que añadir a lo anterior, la influencia espiritual que muchos de estos objetos tienen, como por ejemplo: talismán, para atraer a espíritus malignos o fuerzas ocultas que perturben la vida y el ambiente del niño en su entorno familiar. Detrás de estos objetos hay toda una influencia satánica que busca pervertir y destruir la mente de los que a ello se exponen.

Cuando los niños ven programas de este tipo, esta siendo programados sutilmente en conceptos relacionado con las filosofías orientales. Esto los llevará a evocar a los espíritus, o terminaran creyendo en la reencarnación, o proclamando el poder de la mente, o buscando la visualización, aceptando en que en todo lo horrendo esta la verdadera belleza, y entrando inconscientemente al culto de lo oculto. Recordemos la amonestación del Apóstol San Pablo cuando nos declara que debemos; "renunciar a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios, sino en manifestación de la verdad, encomendándonos a nosotros mismos a toda conciencia humana delante de Dios" (2 Cor 4:2) razón por lo cual debemos rechazar toda influencia satánica de nuestras vidas y de nuestros hogares, de lo contrario, nuestros hijos serán presas del mal.

Y por último, la presencia de objetos relacionado con el mundo de las tinieblas en nuestros hogares produce atracción a espíritus malignos, que pueden perturbar el ambiente familiar y general conflictos de vivencia en donde las fuerzas satánicas introducirán la desestabilización de la familia. Una vez trate un caso de un adolescente que comenzó a padecer de influencias raras en su comportamiento, sin encontrarse una explicación lógica para ello. Se volvió agresivo, temeroso y deprimido por momentos. Al conversar con sus padres no encontré nada anormal respecto a su relación familiar, pero al conversar con el muchacho descubrí que estaba adquiriendo una serie de revistas ocultistas que traían objetos "tipo amuleto" y le aconseje que los eliminará, para poder romper esa influencia que lo atormentaban. Así lo hizo, y desde ese momento experimento un alivio y cambio total en su conducta. ¡Cuidado! Detrás de Pokémon esta toda una influencia destructiva, la cual debemos rechazar, proclamando sobre la mentira del diablo, la verdad de Dios.